Regalos de la tradición de mi fe

7 de diciembre de 2014

Por Berta Marquez

Mi familia y yo nos sentamos acurrucados en nuestra pequeña sala de estar mirando fijamente la proyección en nuestra pared. Estábamos en medio de una presentación de diapositivas de la historia de José Smith que los misioneros habían venido a mostrarnos. ¡BIP! Con eso, el pequeño proyector de diapositivas asmático anunció que era hora de pasar a la siguiente diapositiva, por lo que uno de los Ancianos presionó el botón de la pequeña máquina que jadeaba y apareció la siguiente imagen. Era de un adolescente rubio vestido con ropa del siglo XIX que lanzaba semillas al aire. La banda sonora del casete que lo acompaña anunciaba "¡Lo haré!" ("Lo haré"). Fue una recreación del momento en que José Smith, de catorce años, decidió que llevaría su pregunta (sobre a qué iglesia unirse) a Dios. Estaba tan emocionado por la perspectiva de preguntarle a Dios acerca de lo que le preocupaba que tiró sus semillas al aire. Al menos así fue como el departamento audiovisual de la iglesia decidió retratar ese momento fundamental. Puede que haya sido o no una interpretación históricamente precisa, pero la imagen congelada del joven Joseph arrojando sus semillas al aire se quedó conmigo. También lo hizo la idea de que él (y por extensión yo) podríamos pedir y recibir respuestas de nuestro Padre Celestial.

Veinticuatro años después, mi familia y yo ya no vivíamos en nuestra casita en el barrio de Santa Ana. En cambio, ahora estábamos cómodamente situados en Mapleton, una pequeña ciudad tranquila al sur de Provo, Utah. Estaba llegando al final de tres años particularmente desafiantes. Los efectos de la intimidad con su aislamiento y sus penas y muchas otras cosas finalmente habían pasado a primer plano para mí. Algo necesitaba cambiar o no podría continuar. Para darte una idea de cómo me encontré, me había acostumbrado a dormir en una tienda de campaña, en el interior, en mi hemi-dormitorio, en el primer piso de una litera. Usé el segundo nivel para sostener las cubiertas que creaban una segunda capa de protección alrededor de la tienda. ¿Protección de qué? De un mundo aparentemente inseguro. Desde el sentimiento de que solo podría ser un ciudadano secundario en el reino de Dios. Pero lo más importante es que me estaba escondiendo de mí mismo como una persona gay. Dormía todo el día y me despertaba por la noche, cuando parecía más tranquilo y seguro estar. Era una habitación muy grande y oscura, con una lámpara minúscula y me gustó bastante así. Fue un reflejo perfecto de cómo me sentía; la oscuridad era palpable, pesada y cavernosa. Es en medio de todo esto que recordé lo que había aprendido tantos años atrás en Santa Ana. La imagen congelada de un niño que lanza sus semillas al aire decidido a pedirle a Dios y la lección sobre el poder de la revelación personal.

Si alguna vez hubo alguien que careciera de sabiduría, que necesitaba desesperadamente saber qué era bueno y verdadero, ese era yo. Así fue que una noche de abril finalmente me derrumbé y le pregunté a Dios con un corazón sincero, con verdadera intención y total vulnerabilidad, si estaba bien que yo fuera gay. Y es allí, acurrucado en mi pequeña carpa, donde sentí un amor pleno e inquebrantable fluir sobre mí y sentí un eco rotundo de sí en mi corazón. James tenía razón; Me había dado generosamente de Su amor. El don y el principio de la revelación personal es algo que agradezco que me hayan enseñado como mormón. Sin él, nunca podría haber llegado a aceptarme y amarme a mí mismo. Mi pequeña tienda en una habitación inmensa y mal iluminada no es un escenario tan hermoso como la arboleda en la que el profeta José Smith oró a Dios, pero ahí está. Se convirtió en mi bosque sagrado. La lección del arte de Dios fue más allá del cuadro congelado y se volvió real para mí. Aprendí que Dios podía tejer color y belleza incluso en los tapices más sencillos y olvidados y darles vida. Esa noche comencé a despertar de mi largo sueño en Getsemaní.

A continuación, decidí hablar sobre ser LGBT cada vez más abiertamente, para ver a dónde me llevaría mi viaje, mi búsqueda personal de paz y autenticidad. Esto ha llevado a realizar un trabajo de promoción en nombre de la comunidad LGBT. Pocas veces he sentido los frutos del espíritu: amor, alegría, paz, dulzura, bondad, como los he sentido al trabajar para mejorar la conversación y las condiciones de mis hermanos y hermanas LGBT. Estos frutos han reemplazado lentamente el pesado tejido necrótico de la desesperanza que pesaba mi corazón y han injertado en su lugar luz, posibilidad, belleza y fe. Recientemente hablé en un mitin de no discriminación y había una energía allí, un poder que eleva, el tipo de sentimiento que surge cuando los hijos de Dios de una comunidad marginada están siendo elevados; casi lo que imagino que se habría sentido al estar sano mientras yacía junto a la piscina de Betsaida. Estoy agradecido de que me enseñaron sobre los frutos del espíritu; que discutimos estas cosas en Seminario. Gracias a ese fundamento, he aprendido a escuchar atentamente y a confiar en lo que resuena en mi corazón y en lo que me lleva a sentir amor, gozo, paz, longanimidad, ternura, bondad y fe.

Por último, hay días en los que las cosas no son tan fáciles. Los días en los que escuchar las historias de jóvenes LGBT sin hogar, por ejemplo, pueden resultar abrumadores. Días en los que un miembro de mi congregación bien intencionado pero desinformado dice algo que hace que sea difícil sentirse bienvenido y querer sentarse en los bancos y adorar. Es en estos días que recuerdo el legado de mis hermanos y hermanas pioneros; ellos que con fe en cada paso siguieron poniendo un pie delante del otro incluso cuando fueron marginados y expulsados de sus hogares, en parte siendo expulsados porque no se ajustaban sexualmente a la plantilla de la mayoría. Si pudieran crear nuevas y hermosas comunidades para ellos mismos en los pantanos palúdicos de Nauvoo y el desierto de Utah, entonces seguramente podré aguantar y trabajar para construir la amada comunidad, una en la que nadie será tratado como extraño y extranjero en nuestras capillas, pero todos serán tratados. conciudadanos de los santos y de la familia de Dios.

Querido lector: Gracias por visitar Affirmation hoy. Al cerrar el año 2021, considere apoyar nuestro trabajo para crear y mantener comunidades de seguridad, amor y esperanza para los Santos de los Últimos Días actuales y anteriores LGBTQIA + y sus familias y amigos al haciendo una donación hoy. Su donación ahora ayudará a albergar nuestras conferencias internacionales y regionales, respaldará las actividades locales, mantendrá nuestras comunidades en línea, brindará capacitación para la prevención del suicidio y garantizará que Afirmación pueda promover de manera efectiva la comprensión, la aceptación y la autodeterminación de las personas de diversas orientaciones sexuales. identidades y expresiones de género. Por favor dona ahora.

Publicado en:

¡Reciba el boletín electrónico de Afirmación con contenido como este en su bandeja de entrada!

1 Comentario

  1. Andrea en 21/02/2017 en 9:41 PM

    ¡Qué historia tan inspiradora!

Deja un comentario