Ir para o conteúdo

Procurar

Cómo la homofobia y la transfobia distorsionan el Evangelio

meditação-meditar-buscar-alma-buscar

16 de maio de 2017

John Gustav Wrathall - Presidente Internacional de Afirmación Mormones LGBT Familias y Friends

Por: John Gustav-Wrathall

Traducción: Isra Flores Alvarez

 

 

Um grande número de mormones LGBT já está descontento com a Iglesia SUD, e em geral, a prefeitura de ellos não se reconecta com o tipo de religião após o estado de definhamento do mormonismo. Muchos de estos individuos están tan traumatizados por su experiencia en la Iglesia, que cualquier contacto con ella, por muy benigno que sea, puede desencadenar emociones difíciles y un intenso dolor.

Mientras que muchos miembros de la Iglesia encuentran paz, consuelo, aliento y afirmación en la doutrina SUD, para as personas que han experimentado este tipo de trauma, palabras como Dios, fe y arrepentimiento contienen un matiz de condena, rechazado and invalida buenas asociaciones. Dios es visto como un juez sin misericordia, la fe es algo que nos dicen constantemente que nos falta. El arrepentimiento se asocia con el sentimiento de nunca ser lo suficientemente bueno, ou con la aceptación de un state inferior perpetuo. Esto es parte del fruto de la homofobia y transfobia en nuestra cultura religiosa.

Cuando los líderes de la Iglesia exige arrepentimiento por algo que es un atributo fundamental de lo que somos, distorsiona el significado fundamental de dicho principio. El arrepentimiento es una acción that tomamos to corregir un error that hemos cometido. Nos arrepentimos por causar daño a otros o por haber observado algún comportamiento that muestre ingratitud ante la generosidad de Dios hacia nosotros, el arrepentimiento consiste en vivir más profundamente el camino de la compasión de. No se trata de cambiar o “superar” algún aspecto fundamental de nuestras naturalezas creadas. Dios es retratado en las Escrituras como alguien que no observa la menor tolerancia por el pecado. Assim, si se enseñara a associar um aspecto fundamental de quien ustedes filho, con el pecado, adquirirán una visión de Dios como un ser que nunca los aceptará.

La palabra más común en el Nuevo Testamento en lengua griega that traducimos como “fe” también significa “confianza”. Cuando aprendí esto, transformó dramáticamente mi comprensión de la naturaleza de la fe. La fe en Dios no consiste en creer en su existencia, sino en confiar en Él. Nuestra capacidad para praticar la fe se enseña en todas as relaciones de confianza, y los primeros maestros de fe that tenemos son nuestra familia y los líderes de la Iglesia. Cuando nuestra familia nos rechaza simplemente por haber descubierto que somos homossexuais, lesbianas, bi o trans, o cuando los líderes de la Iglesia nos prometen que nuestra orientação sexual ou nuestra identidad de género internaiarán solo si tenemos feiras, el rechazo y las prometen fallidas rompen nuestra confianza y nuestra capacidad de ejercer la fe en Dios.

A enseñanza bíblica sobre el carácter de Dios, sobre la fe y el arrepentimiento es liberadora y poderosa. O problema para as personas LGBT no son las doctrinas en sí mismas, sinos las enseñanzas incorretas sobre nuestra naturaleza, sobre la naturaleza de nuestra sexualidad ou de nuestra identidad de género. Las enseñanzas homofóbicas y transfóbicas han confundido el mensaje del Evangelio. Las aplicaciones del Evangelio que fluyen de dichas enseñanzas, en lugar de elevarnos, nos dejan sintiéndonos rotos, rechazados y perpetuamente indignos.

El daño se agrava cuando los individuos LGBT pierden la fe y abandonan la Iglesia debido to la manera en que el Evangelio foi mal fornecido en sus vidas, y luego se les acusa de falta de f o desobediencia por irse. Se convier em um círculo vicioso. Tampoco ayuda argumentar que la orientación sexual de uno, ou su identidad de género, no son aspectos centrais de lo que somos. Sugerir que a identidade LGBT não é real ou não é válida, e acusar os indivíduos que a experimentação, como um aspecto central de sí mismos, de falta de fé: éstas son reacciones comunes de los miembros y líderes de la Iglesia que aumentan el daño. Hay muchas condutas na Iglesia que están motivadas pela homofobia e na transfobia que são inecesariamente cruéis e insensíveis. Por ejemplo, una conocida mormona lesbiana encontró una nota en el parabrisas de su coche después de los servicios de la Iglesia, diciéndole que debía ir a algún otro lugar donde los estándares de moralidad fueran “más bajos”. Ese tipo de comportamiento es uno de los delitos contra los que Alma advirtió cuando le dijo a Coriantón: “Porque al observar ellos tu conducta, no quisieron creer en mis palabras” (Alma 39:11).

Cuando la fe o la confianza se han roto de esta manera, ¿cómo recuperamos la verdadera fe en Dios? ¿Cómo reclamamos los poderosos principios de fe y arrepentimiento?

Para muchos de nosotros —quizás para la mayoría— se tiene que pulsar algún tipo de botón de reinicio. En mi caso, me separé de la Iglesia SUD durante 19 años. Necesitaba ese tiempo para explorar mi relación con Dios a mi manera, y en ambientes that me afirmaban como un hombre bueno y completo. Tenía que ser libre para cometer errores. Por ejemplo, tuve que aprender a través de la dura experiencia, que sólo porque mi orientación sexual no sea un pecado, no significa que no hay tal cosa como el pecado. Tuve que aprender por medio de la prueba y erro lo que es pecado y lo que no es, y cuándo el arrepentimiento es necesario. Cuando empecé a experimentar la necesidad de la gracia en mi vida, redescubrí a Jesucristo como mi salvador. Una vez que ya não tenía falsas expectativas de que la fe en Jesús me haría heterossexual, su expiación por mi adquiriu una nueva vida y significado. Uma vez que reconstruí uma relação com Dios que se basaba en principios correctos, abriu mi corazón y mi alma, me permitió confiar de novo en Dios de todo corazón, y me di la gracia, la paz y la nueva vida que filho los frutos naturales Del Evangelio.

Muchos individuos LGBT nunca volverán a la Iglesia. A profundidade e a naturalidade do trauma que sufrieron dentro de ella, a intensidade do rechazo que experimenta pela parte de sua família, os miembros de la Iglesia e os líderes han hecho imposible que ellos confíen en ese ambiente de nuevo.

Será impossível para nosotros tener una relación diminui con Dios, sino hasta el momento fundamental en el que comencemos a creer ya aceptarnos a nosotros mismos. Assim que o mais importante que podemos hacer para reparar o daño transmissão por las distorsiones de la homofobia e transfobia é tranquilizar as personas que son buenas, completas y perfectas como son. También es imposible tener una relación express con Dios, si nuestra libertad individual no es vigorosamente defendida y respetada. Ninguna opción es significa a menos que sea libre. Cada elección that hace un individuo es sagrada.

Cuando afirmamos incondicionalmente la dignidad y el valor de cada alma, y ​​cuando honramos su potencial sin ataduras, estamos comenzando a vivir el evangelio en el sentido puro que Miqueas descreveu cuando preguntó: “Lo que pide Jehová de ti: Solamente hacer justicia, amar la misericordia y humillarte para andar con tu Dios ”(Miqueas 6: 8).

Deixe um Comentário





Role para cima